Textos para el Debate

“Hay dos modos de escribir la historia, artístico el uno, científico el otro; el primero acepta que el hombre da o es origen de los acontecimientos, por lo tanto escoge algún individuo notable, lo representa bajo una forma de fantasía y hace de él el héroe de una novela. El segundo, considerando que los sucesos humanos presentan una cadena jamás interrumpida, en que cada hecho nace de otro anterior y produce otro subsiguiente, declara que no es el hombre quien domina los sucesos, sino estos al hombre. El primero crea unas composiciones que, aunque pueden interesarnos y causar nuestra delicia, son poco más que novelas; el segundo es austero, quizá hasta repulsivo, por la convicción que nos imprime del irresistible dominio de la ley y de la insignificancia de los esfuerzos humanos. En asunto tan solemne como el que se trata en este libro, está fuera de su sitio lo popular y lo romántico, y el que intente narrarlo debe fijar su vista en esta cadena del destino que despliega la historia universal y apartar los ojos [LXXXII] con desdén de las fantásticas imposturas de pontífices, reyes y hombres de estado”.

(Juan Guillermo Draper Historia de los conflictos entre la religión y la ciencia. Madrid 1876. Prólogo: Universidad de Nueva-York, Diciembre de 1873, páginas LXXIII-LXXXVII).

[Para discutir este texto puede leerse este artículo del miembro del Grupo Simón Royo Sobre la distinción de Richard Rorty entre filosofía sistemática y filosofía edificante].

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s