La escuela inglesa

La escuela inglesa

En Inglaterra, el individualismo triunfa en la educación de igual modo que en la sociedad. Fuera de la legítima vigilancia que preside las horas de aprendizaje, el alumno se gobierna a sí mismo.

La escuela se gobierna, como el Estado, por la deliberación parlamentaria, la lucha de partidos, el conflicto de opiniones, las reuniones y los discursos después de cenar. En cuanto a las costumbres de la escuela, éstas son la fiel imagen de la sociedad británica: costumbres violentas, pendencieras, un poco brutales: las costumbres de los futuros squires, cazadores de zorros, de futuros sports-men que algún día serán reconocidos en el césped por la excelencia de sus caballos y la habilidad de sus jockeys, de futuros gentlemen cosmopolitas que recorrerán el mundo en busca de emociones físicas fuertes y que preferirán sobre cualquier otro los placeres relacionados con el sentimiento del riesgo.

E. DE MONTÉGUR, «Souvenirs d’un écolier anglais», en Revue des Deux Mondes, 15 de julio de 1863.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s