Historia de Dos Ciudades – Charles Dickens

“Se había caído y roto en mitad de la calle una gran ba­rrica de vino. Ocurrió el percance al descargarla del carro: la barrica rodó y se vino al suelo, estallaron los aros y se rompió como una cáscara de nuez sobre las piedras, de­lante de la puerta de la taberna.

Todos cuantos se encontraban a distancia convenien­te interrumpieron su trabajo, o su holganza, para correr al lugar del suceso y beberse el vino. Se habían formado pequeños charcos entre las piedras de la calle, esquinadas e irregulares, con puntas en toda direcciones, muy bien dispuestas como para dejar lisiado a cuanto ser viviente se pusiese en contacto con ellas; cada charco, según su contenido, se vio rodeado de un grupo o de una muche­dumbre de personas que se empujaban. Algunos hombres se habían arrodillado y con las manos juntas, en forma de cuenco, bebían a sorbos o daban de beber a las muje­res que se inclinaban por encima de sus hombros, hasta que se les escurría el vino por entre los dedos. Otros, hom­bres y mujeres, llenaban sus pequeños jarros y hasta em­papaban en ellos los pañuelos de las “mujeres, que luego retorcían hasta dejados secos sobre la boca de los niños; otros más levantaban pequeños parapetos de barro para detener el vino que corría; algunos, orientados por los mirones que contemplaban el espectáculo desde las ven­tanas, corrían de un lado para otro, a fin de cortar los pe­queños arroyos de vino que rompían en nuevas direccio­nes; otros se dedicaban a las duelas empapadas del casco y lamían las escurriduras y hasta mordían los fragmen­tos, húmedos de vino, con ansia glotona. No había desa­güe por donde se escapase el líquido, y no sólo se agotó por completo, sino que con el vino desapareció una bue­na cantidad de barro, como si hubiese pasado un chi­rrionero por la calle, si es que alguno de los allí presentes conocía que era eso y era capaz de creer en su milagrosa presencia.            

Mientras duró el vino resonó la calle con agudas risas y voces divertidas, voces de hombres, de mujeres y de ni­ños. Aquel deporte tuvo poco de riña y mucho de juego. Reinó una especial camaradería, una marcada inclinación de cuantos en él tomaron parte a juntarse con alguna otra persona, que trajo como consecuencia, especialmente entre los más afortunados, o más alegres, el abrazarse con frenesí, el brindar unos por otros, el darse apretones de manos y hasta el formar corro y bailar una docena de ellos agarrados de las manos. Cuando se acabó el vino, queda­ron los lugares en que habían formado mayores balsas marcados por los dedos como dibujos de parrillas, y ce­saron las demostraciones tan rápidamente como habían empezado. El hombre que había dejado la sierra en la hen­didura del trozo de madera que estaba cortando para el fuego, la puso de nuevo en movimiento; la mujer que ha­bía abandonado en el escalón de la puerta de la calle el pequeño cacharro que contenía un rescoldo con el que aliviaba el dolor de los descarnados dedos de sus manos y de sus pies, o de los de su hijo, volvía a ocupar su sitio; hombres que habían salido a la luz del día invernal des­de las bodegas, con los brazos desnudos, el pelo desgre­ñado y las caras cadavéricas, se alejaban para volver a ba­jar a los subterráneos; y sobre toda la escena se cernía una tristeza que le sentaba mejor que la luz del sol.

El vino era tinto y había dejado su mancha en el sue­lo de la estrecha calle del barrio de Saint-Antoine, en Pa­rís, donde se había derramado. También había mancha­do muchas manos y caras, muchos pies descalzos y zuecos de madera. Las manos del hombre que aserraba leña de­jaron manchas rojas en los tarugos; la frente de la mujer que amamantaba a su hijo tenía la mancha del trapo que había vuelto a anudarse en la cabeza. Los que habían la­mido las duelas de la barrica tenían manchas atigradas junto a las comisuras de la boca, y un bromista de elevada estatura, que lucía un escuálido gorro de dormir que sólo le cubría una mínima parte de la cabeza, iba tan prin­gado, que con el dedo, que aún tenía mojado en barro y heces, garabateó en la pared esta palabra: SANGRE.

Llegarían tiempos en que también ese vino sería ver­tido sobre las piedras de la calle y muchos de los allí pre­sentes quedarían salpicados con su mancha roja”.

                                 Charles Dickens, Historia de dos ciudades, El País, págs. 42-44

Anuncios

One response

23 04 2012
monica

:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s